jueves, 24 de abril de 2008

Quién es el héroe?

Iba yo corriendo ayer por un monte –‘arf’ que te ‘arf’– porque había visto un castillo en lo alto y quise llegar hasta allí. Así que me dispuse a la aventura, sin saber ni lo más mínimo cómo se subía. Después de perderme varias veces, un montón de magulladuras en mis piernas y algún que otro intento de abandono, llegué hasta una zona de bosque cerrado en el que no se oía prácticamente nada. Ni bichitos, ni pajaritos, ni na. Como era difícil incluso andar, apartaba como podía los arbustos para hacerme camino. La sorpresa fue cuando al quitar uno de esos matojos descubrí una cueva. Y ya se sabe, el monte y las cuevas tienen algo de misterioso, por lo menos en cuentos y películas. No sabía a qué hora volvería de correr, por eso llevaba mi linternita de cabeza, así que me la puse y me interné en el fantástico mundo cuevil. O eso esperaba yo. La cosa es que a los dos minutos ya estaba pensando dónde coño me estaba metiendo. Tiene la casualidad estas cosas que cuando me di la vuelta escuché un sonido a mi espalda que me dejó helado, congelado, petrificado y con los pelos como un cepillo de púas. Fue una especie de ronquido, resoplido, tos, no sé muy bien. La curiosidad mató al gato dicen, pero, quién puede resistirse?. Me volví. Seguí con la vista una pequeña nubecilla de humo que había salido no sé de dónde. Y el fondo se movía.




‘Hola?’ dije, ‘hay alguien ahí?’ esperando que lo que había fuese humano.
‘Vete de aquí’ me dijo. ‘Déjame en paz’
Una vez que escuché una voz cálida, aunque resentida, intenté acercarme, por si podía ayudar. Estás bien? Qué haces aquí?’
‘Me escondo’, me dijo triste.
‘Por qué?’, le pregunté yo inocentemente.
‘No sabes qué día es hoy?’
‘Pues… no caigo’
‘Es San Jorge’
‘Ya, y?’
‘Para ti no será nada, pero para mí es el peor día del año. Cada año lo mismo, tengo que venir aquí y esconderme hasta mañana. Hasta que se les pase la tontería. Y digo yo, si a todo el mundo le regalan un libro y una rosa, se supone que es un día de alegría, de cultura y de celebración, por qué a mi me tienen amargado todos los años? Que si te clavo la lanza, que si te pego, que si te mato. Coño, qué estrés.


Está bien, soy un DRAGÓN, y qué?

Un bicho mitológico como yo, que he llenado páginas y páginas de libros, protagonista en mil historias, no puedo ser siempre el malo. Que no! Que me niego! Todo porque llegó el espabilado de turno y se quiso hacer el héroe, para impresionar a las damiselas del lugar. Todo chulito él, con su armadura reluciente y su grácil corcel blanco. Y no podía haber elegido a otro? Con lo tranquilito que estaba yo, con mis barbacoas.’



El pobre Dragón estuvo contándome sus penurias durante horas. Hacía mucho tiempo que no hablaba con nadie y se desquitó. El caso es que me pareció buen chico, agradable y sincero.
Me fui a casa por dónde había venido, creo, y me puse a leer el libro nuevo que compré por la mañana. En fin, la vida es injusta. Mañana será otro día, espero que mejor para todos.

8 comentarios:

carlota dijo...

Mira, llámalo y le dices de mi parte que se pase por mi palacio, que ya le echaré yo unos cuantos polvitos mágicos para quitarle tanto estrés al pobre, hombre ya!! Y de paso le nombraré ministro de medio ambiente... bueno, habrá que bajarle esos humos... los de sus fuegos, digo. Un beso para los dos.

Miquel dijo...

Coño!!! Pero si casi lo han alzado como a Cristo. Cada año conmemoran su ejecución. Y es un consuelo no?
Salut!!!

Wilde dijo...

Curioso esto de los Santos, y curioso también que incluso agnósticos o ateos celebren dichos Santos. San Jorge lo era, no? A mi siempre me dá que pensar. Todo es una contradicción en la naturaleza humana. Benditos dragones!

1 saludo!

circe dijo...

jajaja...a este paso esto se va a convertir en el mundo al revés donde los que hasta hoy creíamos malos van a resultar bueno y al revés....Y..no te lo llevaste para tu casa??? que moooonoooo...

Belén dijo...

Vaya, que dirán los ecologistas de esto? jajajajajajja

Besos sin lanzas

Luca dijo...

Carlota, tú y tus polvitos mágicos lo arreglan todo seguro, jeje. Con lo buen chico que es no tendrá problemas en bajarse los humos si se lo pides.
Un beso.

A quién han alzado, Miquel? al tal Jorge o al dragón? si es un animalito, el pobre.
Un saludo.

Wilde, esto de los santos es un chanchullo que se han montado unos amigos. En fin, tiene que haber de todo.
Un saludo.

Pues no se quiso venir, Circe, aunque no sé qué le hubiera parecido a mi gato, jeje. Y todos somos buenos, según cómo se nos mire.
Un beso.

Belén, esos están muy atareados con lo del cambio climático. Habrá que avisar a la protectora de animales.
Un beso.

Kiri_dido dijo...

Ayyyyyyy pobrecito dragón.......ainsssssss que penita...y ahora donde está? Sigue en la cueva? Venga traelo que intento convencer a Dido (mi super felino dominante) para que se hagan amigos...que bonito:-)

Luca dijo...

Bueno, Kiri, la verdad es que lo tengo de paseo por la playa, que se lave un poco. Es que la cueva estaba hecha un asco. Un lindo gatito... mmmmmmm. No sé, no sé...
Un beso.