miércoles, 24 de septiembre de 2008

A las 12, sin más...



Me siento en un café. Aparco mi casco en una silla junto a mí y observo a la gente. Es una terraza céntrica, llena de movimiento. Gente con prisa que llega tarde, gente tranquila que va de compras, gente de paseo visitando la ciudad. Todo tipo de gente a mi alrededor. Me he pedido un té y como no sé dónde tengo la cabeza, he seguido echando hasta darme cuenta que rebosaba en la taza y caía al plato. El remedio apresurado no es mejor, ya que bebo para rebajarlo y quemo mi lengua inocente, por culpa de mi mente dispersa. Se acabó mi reposo. Detrás de mí se sienta un grupo de alemanes bulliciosos. Ríen y gritan, incluso cantan. A las 12 de la mañana? Se ha puesto a llover, otra vez. Pero la gente continúa pasando. Siempre me digo que tengo que coger mi cámara para retratar todos esos personajes que circulan por este gran teatro. Tan curiosos, tan diferentes. Me gusta ver pasar la gente, imaginar sus historias cotidianas, dónde van, qué piensan, por qué se han puesto hoy ese vestido...La mañana pasa ante mis ojos y sigo sin hacer nada. Pediré otro té, aún me quema la lengua. Sobre mi libreta garabateo estas rápidas y deformes palabras, con letra rápida, pequeña y prácticamente ilegible. Qué tiene de especial el día de hoy para que lo escriba? nada. Tal vez por eso lo haga. No quiero que pase nada especial. Quiero ver que pasan los días, sin más, con tranquilidad y relajo. Si no fuera por los alemanes... Menos mal que a veces ni los oigo, inmerso en mis pensamientos.


Un problema agita el móvil de aquel hombre en un balcón. Una escayola pasea despacio a la mujer del pelo rojo con muleta. Dos chubasqueros de plástico andantes deslumbran fosforitos. Unos ricitos de oro pugnan con su padre por salir corriendo entre sollozos. Un pobre 'croasán' relleno es devorado ferozmente en inglés.


Llevo 3 horas sin sonreír. Sólo de pensarlo brota en mi boca una de ellas, pequeña y coqueta.


He de volver a casa. Y sigue lloviendo. Tal vez la lluvia y el viento arranquen de mí algo de mi suciedad, dejándola tras de mí, esparcida en la carretera. Quiero llegar a casa, otra vez con la sonrisa puesta.

17 comentarios:

jordicine dijo...

Sin sonrisa no somos nadie. Es aquello de gustarnos para gustar a los demás. Bienvenido de nuevo, Lica. Te vas a la carrera? Ja ja ja. Un abrazo.

Luca dijo...

Uff, lo intento Jordi (si me permites la familiaridad, jeje) pero me está costando más de lo que tenía previsto. Sigo en ello. Gracias, amigo.
Un abrazo sonriente.

Belén dijo...

Encontrar la razón para sonreír es importante querido amigo... las has perdido? que ha pasado pues?

Besicos

Carlota dijo...

Por partes:
- sentarse en un café y más si está caliente, puede ser tan peligroso como intentar sorber el té de más ardiendo, sólo que las partes afectadas son distintas.
- Si no sabes donde tienes la cabeza... ¿para qué llevas el casco? ¿por si la encuentras? :P. Cuando lo aparques no lo dejes en doble fila que quitan puntos.
- Tema alemanes: déjales, que cualquier hora es buena para reir y cantar.
- "Pediré otro té, aún me quema la lengua" supongo que el segundo sería con hielo...
- Los días que no tienen nada de especial son los mejores para escribir, hiciste bien en llevarte la libreta, estupendo el resultado: el párrafo surrealista de chubasqueros y "croasanes" genial.
- ¿Tres horas sin sonreir? ¿y sólo dos tés? Estarían los camareros con una cara de perros...
- Lo de la lluvia está bien para quitar la suciedad, pero oye, una ducha de vez en cuando tampoco está mal.
- Siento haber ido comentando párrafo a párrafo, pero como le digo a Kiri muchas veces: parece que lo poneís a egg.

Un besuco, sonriente, eso sí :).

Uma dijo...

Vamos Luca!!
Si te quieres reir te esperamos e invitamos a dar una vuelta en nuestra nave roja.
Besos "risueños"..

geminisdespechada dijo...

me encanta cómo las cosas se hacen protagonistas de las acciones... sonríe!! ya es casi viernes :)

circe dijo...

lo mejor es que yo, que también me gusta eso de observar a la gente y dejar la imaginación suelta, estaba en la terraza de enfrente tomandome un té pero con hielo (perdona: soy más práctica) y me preguntaba...qué coño hace un calamar, tomando un té y quemándose la lengua...y es más, el muy cazurro intentándolo una y otra vez....con una casco a su lado???...y por qué estará solo?, y por qué bebe té? y por qué lleva casco?...y por qué mira a la gente?....Pe....pe...pero...¡¡será guarro el tio!!! pués que hace dejando un chanco de tinta bajo la silla!!!...Oye guapo, a ver si te contienes y la "mierdecilla" la dejamos en casa,,,,,grrrrr....Ups....si?....si???...eso que asoma es una....sonrisilla????...besos

Luca dijo...

Belén, simplemente hay momentos en los que pensamos en las cosas que nos entristecen, en vez de en las que nos alegran la vida. Todo es cuestión de proponérselo... y del día que tengamos.
Un beso.

Hija, Carlota, mira que le sacas punta a todo, pero bueno, para eso está y a ver quién le dice nada a la reina...
Menos mal que el párrafo surrealista se salva, y encima te gusta. Claro que, es lo que tiene el momento 'rarito' del día, que se ven las cosas así...
Besos.

Oye, Uma, el rojo y el naranja a la par quedarán bien, no? pues no se hable más, me voy para allá pitando... pi pi pipipi...

Besos, RIsas y SUEÑOS...

Ya estoy sonriendo, Géminis, aquello fué un lapsus que tuve el otro día, pero se me pasan pronto, jeje. Las cosas también son protagonistas, más que las personas, seguro, que no se lo creen tanto, jaja.
Besos y a disfrutar del finde (a buena se lo digo, jajaja)

Así que eras tú esa que miraba tanto, eh, Circe? mira que ver un calamar suelto por ahí y no reconocerme, grrrr. Chica, es que sufro de incontinencia tintil y la voy perdiendo por ahí, pero siempre llevo bolsita, qué te crees...
Besos

Romana Lopez dijo...

oyes tocallo te dire que salieron unas tiritas para las lenguas asin que para la prosima bez ya sabes.y si no en boca cerrada no entran moscas.ni te claro.mejor las tiritas.a los alemanes tanpoco les puedo ni ver es que no se les entiende ni jota.abrazos

Ivana Carina dijo...

Hola Guapo!!

Un placer leerte!!

Beso!!

Laura dijo...

Bueno saber recorrer con la mirada las cosas es algo que muchos no saben hacer, otros sólo creen que están par amirar poco, pero la lluvia no lava al contrario ensucia más.

Un abrazo

Luca dijo...

Romana, pásame unas tiritas de esas, que tengo moscas revoloteando a mi alrededor y no sé qué hacer con ellas. Hay una que me despierta todos los días a las 8 de la mañana, grrr

Gracias, Ivana, se hace lo que se puede, aunque sea poco... muy poco...
Besos.

Seguiré mirando, Laura, hay muchas cosas que ver todavía y si tengo que usar paragüas, lo haré, gracias...
Besos.

Kiri_dido dijo...

Ya decía yo, que hace este guarro chupando de la taza de té y encima, mojándome a mi?
No le vale con que lleve yo todo el día su caspa impregnada en mis entrañas sino encima, no se de cuenta que el sin mi...no podría dar ni un paso???
Y el tío no me hace caso, me dio una hostia cuando me sentó en la silla que ya le vale.
Y luego el chorro de té caliente que me cayó encima era para salir corriendo...si pudiera... claro está.
Y encima cuando yo estaba ligando con el casco de una bicicleta vecina va el y me coge de mala manera y ala...a chuparme yo otra vez su caspa.
Y lo jodido es que la caspa es negra...grrrr.
Fdo: El casco:-)

Luca dijo...

Bueno, bueno, tampoco será para tanto, grrrr, como se ponen estos cascos de hoy en día... ya sé que soy un poco descuidado, pero y los paseos que le doy? todo el día viendo mundo por ahí... vale que no puedo esquivas los mosquitos, pero... grrr, está bien, no tengo excusas, se lo compensaré. Esta tarde me voy a buscar una linda casquita de triciclo para que se paseen juntos y hagan buenas migas... o pelotillas con la caspa, grrrr. No se me enfade, oiga...

titiritera dijo...

¿que no quieres que pase nada especial? ¿dias tranquilos? chico, que aburrimiento. A mi me gustaria que cada dia fuese especial y si no lo es hacerlo que siempre se encuentra algo con que. Y que genial que volvieras con la sonrisa puesta XD

Luca dijo...

La verdad es, Titiritera, que hay momentos en los que necesitas esos días tranquilos y sin nada más que ver pasar las horas relajado y en calma... y esos eran de los que necesitaba entonces. Pero sí, todos los días pueden ser especiales, hace falta poco para hacer de un día especial. Tan solo esa sonrisa puede convertirlo en especial, cuando todo lo que le rodea es gris...
Besos.

Kiri_dido dijo...

Vale...espero compensación casqueril:-)